Solo se envía a territorio español. Para envíos internacionales consultad:

Tfno: 915079085 info@librosdepsicoanalisis.com

Horario: de 9.30 a 20 horas.

Tenemos la gran alegría de conversar con Gerardo Arenas en la librería Muga. Le agradecemos que haya aceptado esta conversación con tanta amabilidad para conocer mejor su polémica publicación. Entrevista realizada por Margarita Sánchez-Mármol.

Margarita Sánchez-Mármol: “Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así”. Tomo prestada la frase de Miguel Delibes con la que comienza la novela “El camino” para preguntarle qué hizo que tomara la decisión de dedicar su vida al psicoanálisis.

Gerardo Arenas: Fue una serie de eventos afortunados. Sin mi gusto por la lógica, sin el encuentro casual con un lacaniano amante de la lógica, y sin mi primer análisis, probablemente nada habría sido así. Pero lo decisivo fue la primera sesión con mi primera paciente, en un hospital: al cabo de unos minutos, supe que iba a dedicarme a eso mientras tuviera fuerzas.

M.S.M.: Gerardo, sin duda, usted es un autor que ha dejado una huella profunda en el psicoanálisis. Aparte de sus numerosas publicaciones y compilaciones, ha traducido al castellano varios volúmenes de Jacques Lacan y Jacques-Alain Miller. Ahora nos sorprende con este último libro que supone un viraje de 180 grados a la teoría psicoanalítica. ¿Cómo nace la idea de pensar a Freud sin el principio de placer?

G. A.: No es un viraje tan grande. Freud notó que algo estaba mal en su principio de placer, y en 1920 decidió salvarlo acotando su alcance y explorando fenómenos que lo exceden. Mi propuesta es no salvarlo, y extraer las consecuencias de ello. Innumerables cuestiones doctrinarias y clínicas se mantienen sin cambios, pero otras se ven afectadas y, en muchos casos, enriquecidas y simplificadas.

La idea surgió hace algunos años, cuando intentaba infructuosamente compatibilizar con la obra freudiana la economía de los goces esbozada por Lacan en 1974. Descubrí que lo que las hace inconciliables es el principio de placer, con todas las consecuencias que ese principio implica. Y, dado que la economía lacaniana es una invalorable herramienta clínica de uso cotidiano, concluí que convenía estudiar la posibilidad de erradicar de la doctrina el principio de placer, que se le opone.

M.S.M.: En el “Proyecto de psicología para neurólogos” (1895), Freud postula que el principio del placer incita a la satisfacción automática e instantánea del deseo, procurando eliminar el displacer y producir placer. ¿Qué consecuencias conlleva erradicar el principio de placer de la doctrina freudiana?

G.A.: Ante todo, mejora la consistencia de la doctrina y su relación con la experiencia analítica. Además, las implicancias clínicas de esa erradicación resultan afines a muchas características de la cura lacaniana. Incluso los seres humanos y la cultura se conciben bajo una luz novedosa.

M.S.M.: ¿Cuál es la alternativa clínica que propone el psicoanálisis sin el principio de placer? ¿Cómo tratar el síntoma?

G.A.: Sin principio de placer, el síntoma no nace de un conflicto ni se asimila a una defensa, y eso introduce una dignificación que, por sí sola y por los efectos que ésta tiene en el lugar del analista, ya resulta invalorable. Sin principio de placer, la resistencia cambia de sitio y de naturaleza, y esto facilita la entrada en análisis y la orientación de la cura. Sin principio de placer, sexualidad y sublimación dejan de ser antagonistas, y así se abren nuevas vías para el síntoma.

M.S.M.: ¿Cuáles son las nuevas razones que explican el malestar en la cultura?

G.A.: Sin principio de placer y otros insostenibles prejuicios freudianos, no sólo se invalida el argumento de base propuesto en 1929, sino que lo que en éste se entiende como paliativo pasa a engrosar las filas de las causas del malestar. El resorte de la infelicidad no ha de buscarse, pues, en las potencias que contradicen aquel supuesto principio.

M.S.M.: Gerardo, en su amplia experiencia como psicoanalista, ¿cuáles son los aportes que más valora del legado lacaniano?

G.A.: Es imposible enumerarlos. Creo que Lacan entendió que Freud no se mantuvo siempre a la altura de su propio descubrimiento y que eso podía acarrear la muerte del psicoanálisis. El principal legado lacaniano es un psicoanálisis vivo, más fuerte y mejor pertrechado para abordar el malestar personal y cultural.

M.S.M.: Su nuevo libro es realmente controvertido. Con estos retoquecitos que introduce en la lengua analítica innova una doctrina más sólida. Gracias por la generosidad de compartir esta valiosa contribución a la teoría psicoanalítica.

Biografía: Gerardo Arenas es psicoanalista, miembro de la EOL (donde dicta un seminario desde 2007) y de la AMP. Autor de Estructura lógica de la interpretaciónEn busca de lo singularLa flecha de ErosLos 11 Unos del 19 más unoSobre la tumba de FreudPasos hacia una economía de los goces, OmbligosUna vía práctica para sentirse mejor, y Retoquecitos, ha compilado ocho libros y traducido al castellano varios volúmenes de Jacques Lacan, Jacques-Alain Miller y otros, y publicó dos obras de ficción.

Comparte en tus redes

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter para conocer todas las novedades:



Libreria Muga

© Copyright 2020 Libreria Muga. Todos los derechos reservados

Política de privacidad - Aviso legal - Condiciones de compra y envío
Tfno: 915079085 - info@librosdepsicoanalisis.com -

Horario: de 9.30 a 20 horas.