L’Atelier 1: “Hacerse con la institución”

Editorial:
L'Atelier

12,50

Preámbulo
Iván Ruiz

Lecturas paso a paso

“La práctica entre varios”, Antonio Di Ciaccia

Hacerse con la institución

“El acto y el tiempo de la entrada”, Bernard Seynhaeve

“Recorridos de entrada”, Véronique Mariage

“Desde qué lugar puede operar el psicoanalista en el tratamiento de la psicosis (Addenda)”,Vicente Palomera

“Un acto fallido como interpretación”, Guy Poblome

Ordit, Actualidad de nuestra práctica

“Interrogar el entre varios”, Iván Ruiz

“Torsiones poéticas con efectos de Institución”, Erick González

“Momentos de homeostasis”, Howard Rouse

“Crisis, la necesaria contingencia”, Regina Menéndez

Scilicet

Agotado

Descripción

Fragmento del Preámbulo de Iván Ruiz

Nos ocupamos de la institución, más concretamente de aquello que instituye, de lo que produce lo nuevo, lo que da la entrada. Los seres humanos nos pasamos la vida entrando, una y otra vez. La salida, esa es otra cuestión, y, muchas veces, un ideal.

Conocemos esta dificultad para poder entrar, de los sujetos autistas y psicóticos. ¿Cómo entrar en alguno de los discursos que regulan el goce entre los seres humanos cuando, en realidad, el psicótico es un efecto de la segregación que esos mismos discursos producen? La inclusión escolar es hoy un claro ejemplo: los síntomas en las psicosis y el autismo hacen en ocasiones inviable la inclusión del sujeto en la organización colectiva. La agresividad, cuando aparece, sirve de consenso a los adultos para actuar, sin vacilación, un rechazo, que justifican legitimado, de ese chico. En definitiva, ese sujeto no entró, como tal, en la institución y su salida es por la vía del desecho. Reconocemos ahí la posición sacrificial del desecho en la psicosis: ocupa el lugar de objeto a, del objeto inmundo del Otro, a la vez que interpreta al sistema que le ofreció un día acogerlo.

El lenguaje, en tanto que estructura, está en el origen de toda formación institucional, sea del tipo que sea. Pero en su Alocución sobre las psicosis del niño, Jacques Lacan advertía de “la segregación puesta a la orden del día por una subversión sin precedentes”. Sostenía que cualquier formación social tiene como esencia refrenar el goce, es decir adaptar el real del sujeto al orden simbólico con el que se rige una institución. Encontraremos en ese punto la segregación por el hecho de que ese real que empuja en el sujeto se excluye de la palabra; ese es su imposible de decir. Es lo que Freud llamó “pulsión de muerte” y, el propio Lacan, “goce”.

De la misma manera que la institución, por el hecho de ser un efecto del lenguaje en el ser humano, comporta como límite y como horizonte ese imposible de decir, para las psicosis, el borramiento del imposible de decir se produce de manera redoblada: por un lado, el sujeto pasa al acto lo que no es simbolizado por la cadena significante y, por el otro, la institución responde a su pasaje al acto no considerándose concernida por ello. La entrada del psicótico en la institución se encuentra entonces con el hecho de que “en el interior de lo colectivo, el psicótico esencialmente se presenta como el signo, signo en impasse, de lo que legitima la referencia a la libertad. En efecto, es su libertad al precio de la no inclusión en el discurso social.

Nuestro deseo de crear una institución que pudiera dar lugar al imposible de decir del sujeto psicótico o autista nos llevó en 2005 a la creación del Grupo de investigación sobre el psicoanálisis aplicado a la institución. Gracias al impulso determinado de Vicente Palomera, algunos colegas nos pusimos a trabajar en torno a una pregunta: ¿Cuáles son las condiciones posibles en las psicosis y el autismo para hacerse partenaire de un sujeto? Ensayamos algunas respuestas, algunas de las cuales son hoy una orientación para nosotros: acompañar al sujeto psicótico y autista implica acoger su imposible de decir. Una institución que se oriente por el psicoanálisis lacaniano deberá localizar, de entrada, de qué imposible de decir el sujeto es la respuesta y hasta qué limite es él un “signo en impasse” en el que se juega su libertad. En efecto, nuestra apuesta institucional parte de esta hipótesis e implica indefectiblemente un sí al imposible de decir del psicótico o del autista

Información adicional

Editorial

L'Atelier

Fecha de edición

2019

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “L’Atelier 1: “Hacerse con la institución””

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *